Un hombre se sentará hoy en el banquillo de los acusados del juzgado de lo Penal número 1 de Gijón por mantener una conversación de contenido sexual con una menor a través de Whatsapp y pedirle que le mandara fotos de contenido pornográfico.

Los hechos que se juzgan se remontan al 17 de mayo del pasado año, cuando ambos mantuvieron contacto telefónico a través de Whatsapp. La menor contactó con el acusado, quien había puesto un anuncio en una página de internet para vender un teléfono Iphone 7 por 120 euros. Lo cual era una trampa para contactar con niñas a las que realizar, por vía telefónica, proposiciones deshonestas.

La conversación se produjo, según el escrito de la Fiscalía, que pide para el hombre un año y seis meses de prisión, a las diez de la noche de ese día. El acusado, “que en todo momento supo que la menor llamaba por el teléfono móvil en venta”, según el fiscal, dijo a la niña que el precio del celular había subido pero que se lo podía rebajar de nuevo “a cambio de un favor”.

En el transcurso de la conversación, “y pese a repetirle la menor el propósito de la llamada y que tenía 12 años de edad”, explican el escrito de acusación del ministerio público, el hombre instó a la menor a hablar de sexo, diciéndole además que le mandaría no uno sino dos teléfonos “a cambio de llevar a cabo prácticas de masturbación juntos”. Le pidió también que le enviara una foto y le insistió en que le dijera “que más le podía dar de porno para enviárselo”.

La Fiscalía considera que los hechos que se juzgan esta mañana son constitutivos de un delito de abuso sexual a un menor de 16 años, tipificado en el artículo 183 bis párrafo 1 del Código Penal, por lo que se solicita que se condene al acusado a una pena de un año y seis meses de prisión y a la prohibición de acercarse a la menor a menos de 500 metros y de comunicarse con ella durante dos años. Además se pide para el reo que indemnice a la niña con 400 euros por daños morales.

 

Fuente: lne