Deniss Calovskis, extraditado desde Letonia a Estados Unidos en febrero, se declaró culpable en un tribunal federal de Estados Unidos por su participación en la creación de el malware de Gozi que infectó a más de un millón de ordenadores en todo el mundo.

Calovskis, que residía en Riga, Letonia, será sentenciado en diciembre, y la buena noticia para él es que su declaración de culpabilidad significa que evitará la pena de prisión de 67 años en el gobierno de Estados Unidos.

Fue el hecho de que una pena de cárcel de más de 60 años estaba colgando sobre la cabeza de Calovskis que resultó en una disputa interminable entre los Estados Unidos y Letonia.

Bajo los términos del acuerdo con el fiscal, la pena máxima de prisión para Calovskis es de 10 años, y una multa potencialmente alta de $ 250,000 – pero se sospecha que pudiera ser mucho más corta.

Gozi fue sigilosamente infectando computadoras por más de cinco años. “Más de un millón de ordenadores en todo el mundo” se infectaron con el Malware Gozi según los fiscales estadounidenses, entre ellos más de 160 ordenadores de la NASA.

También se vieron afectados sistemas informáticos en Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Turquía y el Reino Unido.

La forma en que tu ordenador podría infectarse por el malware Gozi es abriendo un simple archivo PDF recibido en un correo electrónico no solicitado. Por desgracia para usted, el archivo PDF se ejecuta secretamente la instalación de Gozi en tu PC Windows.

Podría robar datos de tu computadora – incluyendo tus datos bancarios de cuenta de inicio de sesión – y enviarlo a los ciber-criminales.

Una vez que la información bancaria fue robada esta sería compartida con las llamadas mulas de dinero que ayudarían a los delincuentes a blanquear los fondos robados.

El fiscal federal Preet Bharara de Nueva York describió el malware como “uno de los virus informáticos más destructivos financieramente en la historia de los ciber delitos.”

Se cree que Calovskis no es el único creador del virus Gozi, ya que fue contratado para desarrollar un componente de inyección web que altera la forma los sitios web bancarios aparecieron en los ordenadores de los usuarios infectados, engañando a estos usuarios para que inserten información personal y adicional, como el nombre de su madre, el número de la seguridad social y detalles de las tarjetas de credito.

Calovskis dijo al juez: “Yo sabía que lo que estaba haciendo estaba en contra de la ley”

Siempre es alentador oír hablar de una cooperación internacional en contra de los ciber criminales haciendo posible llevarlos a la justicia. Pero para ello necesitamos la ayuda de todos los ciudadanos con las denuncias correspondientes en caso de sufrir algún tipo de ataque o vulneración de sus datos o cuentas.

La buena noticia es que estos ciber delincuentes no han conseguido escapar de la justicia, pensaban salir indemnes tras sus delitos pero despertaran con su primer desayuno en prisión.