La Policía Nacional ha detenido en Badajoz a un hombre como presunto autor por extorsionar a una menor, de la que difundió imágenes de contenido sexual que había conseguido aprovechando una relación de amistad virtual, y colocar falsos anuncios de contactos con los datos de la víctima.

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de enero a raíz de un delito contra el honor que había cometido este hombre y que permitió descubrir que mantenía una relación virtual con una menor de Zaragoza desde hacía más de un año.

El investigado supuestamente la había convencido para que le enviara fotografías y vídeos de carácter íntimo y la amenazaba con difundir ese material a través de las redes sociales si no accedía a sus peticiones de índole sexual, informan fuentes de la Policía Nacional. En el momento de su detención, los agentes comprobaron que tenía un perfil público de una red social en la que había comenzado a subir fotografías de la víctima y que fue rápidamente cerrado.

Al continuar con su actividad de acoso hacia la víctima la autoridad judicial emitió contra él una orden de alejamiento y prohibición de comunicación por cualquier medio, que incumplió sistemáticamente, incluso a pesar de una segunda detención el pasado mes de septiembre.

El acoso hacia su víctima continuó, comunicándose con ella a través de sus contactos en redes sociales y difundiendo imágenes de la menor entre los mismos y en perfiles públicos abiertos e incluso llegó a incluir falsos anuncios de contactos sexuales facilitando los datos de la víctima.

Ante el riesgo que para la víctima suponía la conducta de su acosador, la autoridad judicial encargada de la investigación solicitó su detención y fue trasladado a Zaragoza, donde tras ser puesto a disposición judicial el pasado viernes ingresó en prisión.

Las investigaciones, que continúan abiertas para esclarecer otras dos denuncias por hechos similares contra el mismo individuo, han sido desarrolladas por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Brigada Regional de Policía Judicial de Zaragoza, con la colaboración de la Comisaría Provincial de Badajoz.

El sexting

El sexting es una práctica que consiste en enviar imágenes con contenido sexual o erótico por medios electrónicos, principalmente a través del teléfono móvil. Son contenidos que se comparten entre personas que mantienen algún tipo de vínculo afectivo, o bien en el marco de relaciones virtuales para demostrar interés hacia la otra persona.

La policía advierte de que en algunos casos de contactos conocidos a través de Internet existen verdaderos expertos en estas prácticas que suplantan identidades para, mediante engaños, obtener imágenes comprometedoras de otras personas.

Los problemas surgen cuando la relación se termina y alguna de las partes conserva archivos comprometedores en su poder y los difunde. Ante este tipo de situaciones la Policía Nacional aconseja a los internautas menores que acudan a sus padres y educadores o bien a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Chantaje o ciberacoso sexual

Además recuerdan de que hacerse fotos de carácter erótico y/o compartirlas es un error porque en el caso de los menores puede ocasionar situaciones de chantaje o ciberacoso sexual o acoso en el entorno escolar (grooming o bullying), así como que redistribuir este tipo de imágenes de otras personas con el fin de perjudicarles es un delito.

A los padres les recomiendan crear un clima de confianza con los hijos para tratar estas cuestiones e informarles de los riesgos y de las consecuencias que entraña facilitar datos personales o enviar fotografías y vídeos comprometidos a otras personas, incluso aunque sean sus amigos, ya que pueden perjudicar su honor.

En el caso de que el hijo informe a los progenitores de contenidos que les han hecho sentirse incómodos aconsejan darle “la importancia que realmente tiene” y denunciarlo y al menor informar también y denunciar los hechos ante la policía en el caso de que sufra alguna situación de este tipo.

 

Fuente: eldiario